Estilo clásico vs. trendy: cuál elegir y cuándo

Introducción

La moda es un tema que siempre está en constante evolución. Lo que estaba de moda hace unos años, puede que ahora ya no lo esté y viceversa. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos a la hora de elegir nuestro estilo. Una de las cuestiones que más nos planteamos a la hora de vestirnos es si elegir un estilo clásico o ir a la moda. Ambos tienen sus pros y sus contras, por lo que hoy vamos a analizarlos y ver cuál es el más adecuado según la ocasión.

Estilo clásico

El estilo clásico es atemporal, elegante y sofisticado. Se caracteriza por prendas básicas y de cortes sencillos, colores neutros y estampados discretos. Este estilo destaca por su elegancia y discreción. Aunque parezca un estilo aburrido y poco arriesgado, hay que tener en cuenta que la belleza de sus diseños radica en su simplicidad, estabilidad e intemporalidad. Si nos fijamos en la historia de la moda, podemos encontrar grandes ejemplos de estilo clásico, como la mítica 'little black dress' de Coco Chanel. Esta prenda es un clásico que no pasa de moda, porque aunque ha pasado el tiempo, sigue siendo elegante y sofisticada. Algunas de las prendas que no pueden faltar en un armario con estilo clásico son: camisas blancas, pantalones rectos, gabardinas, blazers, faldas a media pierna, vestidos de corte clásico, etc. Además, los accesorios en este estilo deben ser sencillos y elegantes. Si optamos por este estilo, no debemos preocuparnos por seguir las últimas tendencias, ya que estas prendas serán atemporales y nunca dejarán de estar de moda. Además, nos aseguramos de no caer en la moda 'fast fashion' y apostar por la sostenibilidad.

Estilo trendy

El estilo trendy se caracteriza por ser más arriesgado y atrevido. Este estilo se basa en seguir las últimas tendencias y en estar al día en cuanto a moda se refiere. Se caracteriza por mezclar estampados, colores vibrantes, prendas con detalles y accesorios llamativos. Aunque este estilo nos ofrece la posibilidad de expresarnos y de estar a la última, tenemos que tener en cuenta que puede ser efímero y que puede quedar rápidamente desfasado. Sin embargo, siguiendo algunas tendencias que no sean demasiado arriesgadas o extravagantes, podemos asegurarnos de tener prendas trendy que nos puedan durar unos cuantos años. Algunas de las tendencias que han llegado para quedarse son: los pantalones 'paper bag', las chaquetas oversized, las botas cowboy, los pañuelos en el pelo, etc. Aunque este estilo está muy presente en redes sociales y en la ‘fast fashion’, no debemos caer en la trampa de gastar grandes cantidades de dinero en prendas que no nos van a durar más que una temporada. Debemos pensar en la calidad y en la sostenibilidad, y elegir prendas que estén hechas con materiales sostenibles y que sean duraderos.

Cuándo elegir un estilo u otro

A la hora de elegir un estilo u otro, influyen varios factores, como la ocasión, la personalidad, la edad y el tipo de cuerpo. No podemos vestirnos igual para ir a trabajar que para ir a una boda o para salir con amigos. Por eso, es importante tener en cuenta el tipo de evento o situación en la que nos vamos a encontrar. Si tenemos una reunión importante o una entrevista de trabajo, lo más recomendable es optar por un estilo clásico, ya que transmite elegancia, seriedad y profesionalidad. Si por el contrario, tenemos una salida con amigos o una fiesta, podemos optar por un estilo más atrevido y trendy. En cuanto a la edad, aunque el estilo clásico es un estilo que se asocia a personas más mayores, es importante recordar que este estilo puede ser muy elegante a cualquier edad. Además, podemos ir combinando prendas clásicas con alguna prenda trendy para dar un toque moderno y actual. También hay que tener en cuenta el tipo de cuerpo. Si queremos disimular alguna parte de nuestro cuerpo, podemos optar por prendas clásicas que nos favorezcan y nos ayuden a resaltar nuestras virtudes.

Conclusión

Como hemos visto, tanto el estilo clásico como el trendy tienen sus pros y sus contras. Todo depende de la ocasión y de nuestro estilo personal. Si queremos optar por un estilo que sea elegante y atemporal, el estilo clásico es la mejor opción. Si por el contrario, queremos estar a la última en tendencias, podemos optar por el estilo trendy. En cualquier caso, es importante elegir prendas de calidad y duraderas, ya que la moda efímera y la 'fast fashion' no son la solución. En definitiva, debemos optar por un estilo que nos haga sentir cómodos y seguros, que refleje nuestra personalidad y que se adapte a nuestras necesidades. Apostar por la sostenibilidad y la calidad es la mejor opción, ya que así aseguramos un armario duradero y con estilo.